Welcome Message

.

El Séptimo Sello

4

Posted on : 19:26 | By : Pensar... | In : , , , ,

Hoy, al final de la "Semana Santa" la tradición Cristiana celebra la Resurrección de Dios/Hombre. Vencer la muerte en la cultura occidental representa complicidad entre lo divino y lo humano, hecho que en última instancia convertiría al hombre en parte de Dios o en Dios mismo. Salvarse de las garras de la muerte por lo tanto es uno de los grandes anhelos de la humanidad en diferentes culturas. La eternidad se nos muestra como el magno ideal teológico, alcanzarlo es elevar la condición humana existencial que a la vez nos daría un origen “divino” y superior al efímero mundo material que responde al ciclo de nacer-morir.

El Séptimo Sello, una excelente película del sueco Ingmar Bergman, representa visualmente problemas relacionados a la Muerte. La película es un viaje al interior del hombre, sus preguntas existenciales, el miedo como motor de la incertidumbre, el sentido propio de vivir ante la fatalidad inminente de la muerte, reflejadas desde la perspectiva de alguien que conoció el alcance destructivo del hombre; un soldado (de las cruzadas en este caso) que como para tantos, luego de la guerra, la Muerte cobra otro sentido. Les invito a leer lo que el propio Bergman escribió sobre los orígenes del Séptimo Sello.

Les invito a leer lo que el propio Bergman escribió sobre los orígenes del Séptimo Sello.


"Se me ocurrió rodar El Séptimo Sello contemplando los motivos tratados en las pinturas de las iglesias medievales: los juglares errantes, la peste, los flagelantes, la Muerte que juega a los dados, las hogueras de embrujadoras y las Cruzadas. Esta película no pretende ser una visión realista de la vida medieval en Suecia. Es un intento de poesía moderna, traduciendo las experiencias de la vida de un hombre moderno, pero formada de una forma muy libre en cuanto se refiere a materias medievales. En mi cinta, el Caballero vuelve de una cruzada, como en nuestros días un soldado vuelve de la guerra.


En la edad media, los hombres vivían bajo el terror de la peste. Hoy viven bajo el terror de la bomba atómica. El Séptimo Sello es una alegoría cuyo tema es muy sencillo: el hombre, en búsqueda de Dios, con la Muerte como única certidumbre.

Cuando era niño, a veces iba con mi padre en sus desplazamientos, si tenía que predicar en las pequeñas iglesias rurales de los suburbios de Estocolmo. Estos viajes eran para mí como una fiesta, emprendidos en bicicleta a través de un paisaje primaveral. Mi padre me enseñaba el nombre de las flores, de los árboles y de los pájaros. Pasábamos el día juntos, sin la intervención inoportuna de la vida trepidante.

Para un muchacho como yo, la predicación era asunto para las personas mayores. Mientras mi padre hablaba desde el pulpito y los fieles oraban, cantaban o escuchaban, yo concentraba mi atención sobre el mundo secreto de las iglesias, hecho de bóvedas bajas, de muros espesos, de aroma de eternidad, de luz solar coloreada que se estremecía, sobre la extraña vegetación de las pinturas medievales y las figuras esculpidas en el techo y en los muros.

Había allí todo cuanto la fantasía puede desear: ángeles, santos, dragones, profetas, demonios, niños. Había también animales horriblemente espantosos: serpientes del paraíso, el burro de Balaán, la ballena de Jonás, el águila del apocalipsis.


Todo esto estaba rodeado de un paisaje celestial, terrestre y submarino, de una extraña belleza y, sin embargo, muy conocida.



En un bosque, la Muerte estaba sentada y jugaba a los dados con el caballero. Una criatura desnuda, de ojos desencajados, se aferraba a un árbol, mientras en el suelo, en tierra, la Muerte aserraba el árbol, con todas sus fuerzas.

En lo alto de las colinas de laderas suaves, la Muerte conducía la danza final hacia el país de las tinieblas.Pero en la otra bóveda, la Santa Virgen caminaba por un jardín de rosas, llevando de la mano al Niño, y sus dedos eran semejantes a los de una campesina y su rostro era grave y alrededor de su cabeza revoloteaban las alas de los pajarillos.

Los pintores de la Edad Media habían expresado todo esto con una gran sensibilidad, con una gran habilidad artística y una gran alegría. Todo esto hirió mi espíritu de una forma inmediata y atractiva, y este fondo se hizo para mi tan real como el de todos los días, junto con mi padre, mi madre y mis hermanos y hermanas.

Por el contrario, me debatía contra el sombrío drama que presentía y que tenía como lugar el cuadro de la Crucifixión que había en el coro de la iglesia. Mi espíritu permanecía asombrado ante esa crueldad extrema y ese extremo sufrimiento. Solo mas tarde, la fe y la duda se convirtieron en mis fieles compañeras.

Mi finalidad no ha sido otra que pintar como el pintor medieval, con el mismo compromiso objetivo, con la misma sensibilidad y con idéntico gozo. Mis personajes ríen, lloran, gritan, tienen miedo, hablan, responden, juegan, sufren, preguntan. La peste les aterroriza, como también el Día Supremo, y cuyo nombre es Absinta.

Nuestro terror es de otro género, pero las palabras son las mismas.

Nuestra pregunta sigue en pie.


* Este texto ha sido reproducido del libro de Jacques Siclier, titulado "Ingmar Bergman", quien a su vez lo tomó de la página cinematografica de "ARTS" núm. 667, 23 de abril de 1958.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

1

Posted on : 22:29 | By : Pensar... | In : ,



Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

esta muerte que nos acompaña

desde el alba a la noche, insomne, sorda. como un viejo remordimiento o un absurdo

defecto.


Tus ojos serán una palabra inútil,

un grito callado, un silencio.

Así los ves cada mañana

cuando sola te inclinas ante el espejo.


Oh, cara esperanza, aquel día sabremos también, que eres la vida y eres la nada.

Para todos tiene la muerte una mirada.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.

Será como dejar un vicio,

como ver en el espejo

asomar un rostro muerto,

como escuchar un labio ya cerrado.

Mudos, descenderemos al abismo.



Cesare Pavese (1908-1950)



Contracorriente

3

Posted on : 21:34 | By : Pensar... | In : , ,


En todas las sociedades existen un grupo minoritario de individuos cultos y no cultos, generalmente clase media, orientado bajo una filosofía de vida distinta a la imperante por la mayoría. Esta disección entre los puntos de vista crea controversia, tanto en lo cotidiano como en temas más profundos e importantes, y es precisamente esta ruptura la que crea un “equilibrio” favorable para la formación de la conciencia colectiva, pues, este choque de ideas provoca debates, interrogantes, reflexión, a una mayoría ciudadana acostumbrada a recibir “la verdad” en un trozo de papel periódico o de algún analista de la TV con dotes de “todologo”.

Llamémosles contracorriente a todos aquellos que van en dirección opuesta a la masa aplastante, y que teniendo razón o no, han sobrevivido a la censura impuesta o propia, salvaguardando su voz del eco del rumor cotidiano, de las conclusiones ajenas, de “lo que se dice” y lo que verdaderamente él piensa.

Actualmente en República Dominicana hay una crisis de estos personajes. Usted lee, ve y escucha en cualquier medio de comunicación una redundancia asfixiante de juicios totalmente homogéneos sobre un mismo asunto, con el gravamen de las teorías partidistas, en una Prensa Nacional donde lo apolítico es mitología, es necesario buscar nuevas voces, otras firmas que renueven y cuestionen desde otro punto nuestro país hoy, que abandonen esa tendencia patriarcal en sus relaciones con el estado, que renazcan y levanten del fango una opinión pública mediocre, rezagada y tan distanciada de la realidad.

Es necesario para la salud de cualquier nación preguntarse el porqué de sus problemas. Todos sabemos identificarlos, pero es un reto mayor hacer propuestas concretas para resolverlos.

Se necesita gente que nos haga pensar. Urge caminar distinto.

Bajo la Lluvia

1

Posted on : 8:35 | By : Pensar... | In : , ,

La tierra seguía absorbiendo la lluvia en sorbos gigantes, mientras el pavimento coqueteaba con sus caricias, despojándose de ese calor que a veces escupe a nosotros. Los unísonos noticiarios asqueaban; el televisor es un animal locuaz, blasfemo como una "cuernera". Cuando la energía eléctrica se marchó, en un Santo Domingo donde los apagones no creen en anuncios de adiós protocolares, "la luz", se despidió haciendo unos "amagues", pestañeando a pasos lentos, como parpados de maniquí recién revivido.

Siempre le tuve miedo al poema bajo la lluvia. Me invadía el impulso de encender velas, quemar todos los papeles, hacer una fogata con mis apuntes y respirar el humo para volverlos a escribir, esta vez con menos cursilerías y más sangre.

No hay nada más ingenuo que un poeta asomado a la ventana un día de lluvia, sometiendo las gotas de agua a la matemáticas de sus nostalgias. Por eso, para un poeta es pecado dormir mientras las nubes se revelan. La lluvia es un recital transparente, un placebo para la neurosis, una película de Bergman hecha agua. Sientes tu espíritu unido a la danza de sus vientos, una conjunción inefable entre soledad y hierba, entre tierra y mar, mientras tu estirpe renace bajo los olmos.

Las despedidas dolorosas son bajo la lluvia. Nadie conoce más eficiente camuflaje para las lágrimas. En los días de sol, dicen, llevamos puesto el traje del protocolo social, un caparazón fuerte, eso que llaman carácter o personalidad. Pero que vulnerables somos cuando cantan los ángeles a ritmo de la percusión en caída libre de las gotas de agua; que vulnerables somos.

Les dejo un poema en honor a la lluvia autoría de uno de mis grandes favoritos.

LLUVIA

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.

Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe.

La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne.

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes!

¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave.

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte.

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante;
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje!

Federico García Lorca

Historias, Historias, Tú Historia...

3

Posted on : 10:57 | By : Pensar... | In : , , , , ,

Al final volvemos al principio. Después de tanto leer, tomar talleres, criticar, debatir, parir ideas, sentirse dios por segundos, decepcionarte rápidamente, compartir con genios, compartir con tontos, pensar que estas a punto de descubrir el secreto, cumplir con la odisea para que el oráculo despierte tu creatividad, y al llegar a la meta, como si por primera vez apretaras el cinturón negro que te acabas de “ganar” los maestros te dicen; no hay secretos, “solo se trata de una historia que contar”. Y parece ser cierto.

Si estas interesado en iniciarte en producción de cine o literatura e imaginas que estas artes son muy complejas y solo pueden ser ejercidas por nerdos, superdotados y artistas con un “toque divino”, y tú eres el/la chic@ que las clases de letras o educación artística le parecían secciones en Guantánamo, o el/la chic@ R (no de rebelde sino de reprobado), te presento a unos señores que han salvado tu sueño, o por lo menos le pegan una bofetada a tu pereza invitándote a crear historias.

Tom Lutz, profesor de escritura creativa en Stanford University, Kenneth Kokin, productor con diez años de experiencia en Hollywood (The Usual Suspects, The Way of the Gun) y Mark Haskell Smith, guionista y catedrático de la Universidad de Nebraska (A Partilha, Playing God), afirmaron ayer en el taller titulado “Escritura creativa: del libro al guión”, celebrado en el 2do Festival de Cine Global Dominicano, “al final solo se trata de contar una buena historia”, como respuesta a todas las preguntas referentes a la forma de hacer guiones de cine, hechas por el público presente.

Entre escritores frustrados, estudiantes de lenguas filosas, poetas y cinéfilos (¿yo?), y uno que otro personaje de esta novela viva llamada República Dominicana, se dieron cita para escuchar consejos y anécdotas basados en la experiencia de estas tres figuras del cine gringo.

“El cine tiene muchos aspectos técnicos y económicos que deben ser considerados a la hora de hacer o adaptar un guión, pero lo que importa al final es hacer una buena historia”, aseguró Kenneth Kokin, quien fue secundado por los dos restantes panelistas, quienes con palabras diferentes llegaron a la misma conclusión.

Aquellas palabras las acoplé a una frase que dijo el escritor Santiago Gamboa en uno de los paneles en que participó en la Feria Internacional del Libro 2008: Uno debe serle fiel a sus personajes, con aquella rigurosidad y coherencia que advertía Hemingway, pues los personajes son las raíces de las historias.

Tal parece que la técnica, que no fue menospreciada en las citas antes mencionadas (como a simple vista puede parecer), sino, colocada por debajo de la práctica creativa de crear ficción, no es más que las distintas formas de forjar, ejecutar y enriquecer una obra artística.


*Nota:
una historia que les regalo para que la trabajen es sobre un bloguer que por aburrimiento nocturno, por ser cómplice de la madrugada, por capricho de su karma, o por quien sabe, escribe lo que vive para revivirlo.